Hoy hace 50 años…

By Numero9 On agosto 27th, 2017


19 de Septiembre de 193427 de Agosto de 1967

…de la muerte de Brian Epstein, mánager de The Beatles.

El grupo hacía poco que había decidido renunciar a los conciertos y dedicarse, única y exclusivamente, a grabar discos y a realizar otros proyectos alternativos. A Brian Epstein le pilló por sorpresa esta decisión, ya que no contaron con él y, aunque no fue de su gusto, terminó por aceptarla no sin que ello le provocara un cambio de ánimo en su persona que, junto a lo extraño de su repentina muerte, se convirtieran en circustancias atenuantes en su momento como para dictaminar que fue un suicidio.

La trágica muerte de Brian pilló a The Beatles en Bangor, al Norte de Gales, donde se dirigieron para un encuentro con el Maharishi Mahesh Yogi, al que ya conocieron en Londres a través de Patti Boyd, que era miembro del Movimiento de Regeneramiento Espiritual y que fue quien convenció a George Harrison y al resto de The Beatles para que acudieran a una de sus conferencias. Después del encuentro, fue el propio Maharishi quien les invitó a Bangor, a quienes siguieron un nutrido grupo de amigos como, por ejemplo, Mick Jagger, Cilla Black, Jane Asher y Donovan, entre otros.

A los dos días de su llegada a Bangor, recibieron la noticia de la muerte de Brian Epstein, lo que hizo que volvieran rápidamente a Londres. A partir de aquí, la vida del grupo, de cada uno de sus miembros, tanto personal como profesionalmente, y de todo su entorno, sufriría muchos cambios. Cambios que, motivados o no por este trágico suceso, llevarían a la ruptura del grupo tres años después.

¡¡¡ Por fiiiiinnnnnn … !!!

By Numero9 On junio 22nd, 2017

¡¡¡ Nos vamos de vacaciones !!!

Os deseamos a todos unas muy felices y bien aprovechadas vacaciones de verano en la playa, la montaña, el pueblo, la ciudad … donde sea pero vacaciones. A olvidarse de todo y a disfrutar.

Y como siempre os recordamos: ¡¡¡ No os olvidéis llevaros música de los Fab !!!

Nos vemos en Septiembre. Y, como todos los años, andaremos por aquí, pendientes de noticias, últimas novedades y esas cosillas, ya sabéis. ;)

Un saludo y nos vemos a la vuelta.

Cuando la creatividad y la originalidad dejan de existir ocurre esto…

By Numero9 On junio 19th, 2017

Cartel de la I Gran Corrida de la Cultura, en la Plaza de Toros de las Ventas, en Madrid, el Sábado 17 de Junio de 2017.

Sin comentarios. 8O

El Nacimiento de Los Beatles ( Afiche )

By Numero9 On marzo 24th, 2017

Afiche de la película El Nacimiento de Los Beatles. Sin nada más que añadir. Tenéis más información acerca de esta película en el enlace anterior. 8O :(

La primera vez.

By Numero9 On febrero 10th, 2017

Según se cuenta por ahí ;) un día tal como hoy de 1961 … ¡ Hace 56 años ! … los Fab actúan por primera vez en The Cavern como The Beatles. También se dice que la actuación casi no se lleva a cabo porque a George Harrison no le dejaban entrar en el Club … ¡ Llevaba vaqueros ! Hay que tener en cuenta que, por aquellos días, The Cavern era un club de Jazz y los vaqueros, cazadoras de cuero, etc. era ropa “no apta” para entrar en él. 8O

The Beatles actuaron a la hora del almuerzo y les pagaron 5 Libras de la época, que era una buena paga.

¡ Vamos allá !

By Numero9 On enero 2nd, 2017

Volvemos a lo nuestro. Dentro de muy poco estaremos, de nuevo, con todos vosotros para compartir todo lo que tenga que ver con The Beatles.

Desde que nos despedimos de vosotros en aquél 2016 ;) no ha ocurrido nada que tenga que ver con nuestro grupo favorito, salvo la salida de la película / documental Eight Days A Week – The Touring Years, de la que ya os hablamos aquí y la muerte de Allan Williams, primer manager de The Beatles y propietario del Club Jacaranda. También, dedicamos un pequeño recordatorio a George Michael, quien nos dejó el día de Navidad. George y Paul trabajaron juntos en el tema Heal The Pain, perteneciente al disco George Michael – Twenty Five. Por lo demás, ya digo, nada nuevo bajo el sol. No obstante, nosotros seguiremos recordando el pasado, el presente y lo que surja para el futuro de nuestro grupo favorito, junto a todos vosotros. ;)

Saludos y nos vemos, dentro de unos días.

Allan Williams

By Numero9 On diciembre 31st, 2016


Allan Richard Williams

17 de Marzo de 1930 – 30 de Diciembre de 2016

Información relacionada.

¡ FELIZ NAVIDAD Y FELIZ AÑO NUEVO !

By Numero9 On diciembre 16th, 2016

¡¡¡ Feliz Navidad y Feliz Año Nuevo os deseamos desde 10, Mathew Street, el Blog para los fans ( y no tan fans ) de The Beatles !!!

Ha sido, como siempre, un año muy especial. Hemos disfrutado de nuevos discos, nuevos DVD y, como no, de la actuación de Paul McCartney en Madrid. Pero lo que más tenemos que destacar han sido esas más de 100.000 visitas recibidas. ¡ Alucinante ! De nuevo, muchas gracias a todos. ;)

Volveremos a poner todo nuestro interés e ilusión en el próximo año 2017. Un 2017 en el que 10, Mathew Street cumplirá ! 10 Años de existencia ! ;)

Salud y mucha Paz y Felicidad.

¡ Nos vemos el año que viene ! ;) :)

Libreto 20,Forthlin Road

By Numero9 On noviembre 11th, 2016

Libreto acerca del 20,Forthlin Road, la última casa donde vivió Paul McCartney y que tuvo que dejar debido al gran éxito de The Beatles, el agobio de los fans y el traslado del grupo a Londres, ciudad donde se asentaron para hacer frente a todo lo que les estaba ocurriendo y lo que quedaba por venir. ;) En la casa continuaría viviendo su padre hasta que Paul le regaló otra nueva en Wirral, al otro lado del río Mersey. Hoy en día, la casa pertenece al National Trust … pero esa es otra historia que abordaremos en otro momento. ;)

Este libreto, por lo general, se adquiere / adquiría en la propia casa, cuando la visitas. Yo lo adquirí en una tienda de souvenirs porque el día que fuí a visitarla no había o no recuerdo muy bien el rollo que me contó la persona que te la enseña. El caso es que me topé con este y con el de la casa de John en aquella tienda de souvenirs y compré ambos.

Entrevista de Bill Harry a Robert Rosen.

By Numero9 On septiembre 1st, 2016


Hace unos días, Robert Rosen ( Nowhere Man: Los Últimos Días de John Lennon ) me escribió para darme la fantástica noticia de que Bill Harry, el fundador y creador del famoso, famosísimo periódico Mersey Beat y autor de varios libros acerca de The Beatles, había leído su libro.

Robert nos cuenta en su Blog que Bill Harry le pidió una copia del libro, así que se la envió. Pasado un tiempo, Bill Harry le escribió comentándole que había disfrutado leyéndolo.

… Me pidió si podía hacerme unas cuantas preguntas acerca del libro y este es el resultado. Me han hecho cientos de entrevistas desde que Nowhere Man fue publicado en el año 2000 pero esta es la primera vez que alguien que conoció al Lennon de la época de Liverpool lo hace.

Lo que a continuación os posteo es la entrevista que el propio Bill Harry realizó a Robert Rosen. Desde aquí, desde 10, Mathew Street, agradecemos a Bill Harry el habernos permitido postearla en nuestro Blog y, por supuesto, agradecemos a Robert Rosen el que haya compartido con todos nosotros esta gran noticia y esta entrevista, además de habérnosla enviado en inglés y en español para poder compartirlas con todos vosotros. Felicidades, Robert. ;)

Aquí va.

Bill Harry: Teniendo acceso a los diarios de John y otros materiales relevantes, ¿tú llegaste a algunas conclusiones personales sobre John, que fueran diferentes a tus opiniones anteriores?

Robert Rosen: Antes de que Fred Seaman me diera los diarios de John, en mayo de 1981, él me había estado contando sobre John, desde el día en que empezó a trabajar para él, en febrero de 1979. La imagen que pintó originalmente, fue la que yo describí en el párrafo inicial de Nowhere Man: la de una disfuncional “super-estrella atormentada, un prisionero de su fama, encerrado en su dormitorio, desvariando sobre Jesucristo, mientras una comitiva de sirvientes atendía cada necesidad suya.” Seaman me contó que él pensaba que John estaba acabado, que nunca haría música de nuevo. Él pensaba que Lennon estaba cansado de vivir, y dijo que no se sorprendería si cometía un suicidio. Todo eso cambió en el verano de 1980, cuando Seaman estaba en las Bermudas con John, y John empezó a escribir y grabar el material para el Double Fantasy. Cuando yo empecé a transcribir los diarios de John, mucho de lo que Seaman me había contado se confirmó, especialmente en los apuntes del diario de John desde principios de 1980, cuando él pareció disperso, desenfocado y confundido sobre qué hacer en lo venidero.

Aún así, una serie de cosas me sorprendió, como cuán mucho tiempo y energía gastaba John escribiendo en sus diarios; los diarios fueron su actividad creativa primaria durante sus años de seclusión. Aunque yo sabía sobre su interés en la numerología, la astrología, el tarot, etc., me sorprendió cuán seriamente él tomaba esas cosas, especialmente el tarot. Y aunque yo, por supuesto, sabía de la rivalidad de John con Paul -en 1979 Seaman empezó a referirse a Paul como “el enemigo”-, me sorprendió cuán obsesionado estaba John con Paul, como pensaba en él virtualmente todos los días, y cuán mucho placer le dio cuando Paul fue detenido en Japón por posesión de marihuana. Así, si mi opinión sobre John cambió, eso tuvo que ver, con cuán obsesivamente mezquino y no caritativo él pudiera ser con Paul.

BH: ¿Cuándo tú terminaste el libro, necesitaste la aprobación de Yoko antes de encontrar a un editor?

RR: No, yo no necesité ni pedí la aprobación de Yoko, ella no aprobó el libro, y no trató de impedir que lo publicara después que yo conseguí un contrato de publicación. Sus abogados, sin embargo, pidieron que revisara el libro. Mi abogado se rehusó. Él ya había revisado Nowhere Man y se sentía confiado en que éste no violaba ninguno de los derechos de Ono.

BH: En el curso de tu investigación, obviamente, tú leíste el libro de Albert Goldman. ¿Cuán preciso lo consideraste?

RR: Quizás un 20 por ciento del libro de Albert Goldman, pueda ser tomado como de valor serio. Las vidas de John Lennon está compuesto de pequeñas pepitas de verdad, envueltas en capas y capas de basura. Cada historia que cuenta está grosamente exagerada, para pintar a John y Yoko bajo la peor luz posible.

BH: Al leer los diarios con tal detalle, ¿tú consideraste alguna vez que John fuera obsesivo con lo oculto, los horóscopos y otros estudios psíquicos límites?

RR: No hay duda de que John estaba obsesionado con lo oculto: el tarot, la numerología, la magia y la astrología. John y Yoko tenían un lector de cartas de tarot de tiempo completo, a quien llamaban “Charlie Swan.” (Su verdadero nombre era John Green.) Yoko se reunía con él o le hablaba diariamente. John se reunía con él usualmente varias veces a la semana, aunque por un extenso período de tiempo, él tuvo a Charlie leyendo diariamente sobre los oros futuros. Fue Yoko quien introdujo a John en la numerología y lo encaminó al Libro de los Números de Cheiro, cual se convirtió en una de las “biblias” de John. (La fascinación de John con el número 9 es bien conocida.) Cuando Paul fue arrestado en Japón por posesión de marihuana, John atribuyó el arresto a la magia de Yoko, cual ella había aprendido de Lena la bruja colombiana; ella había ido a Colombia con Charlie Swan y pagado a Lena $60,000 dólares, para que le enseñara a lanzar hechizos mágicos. (Swan, usando su nombre verdadero, escribe con detalle sobre Lena en su libro, Los días del Dakota.) Y cada mes, John recortaba los horóscopos de Patric Walker -Libra para sí mismo, Acuario para Yoko- de la revista Town and Country, los pegaba en su diario y guardaba una pista de cuán precisos éstos fueran. Él usualmente los hallaba sumamente precisos.

BH: John era un lector voraz. ¿Puedes recordar alguno de los libros que le impresionaron en los diarios?

RR: Hubo una serie de libros que John mencionó en sus diarios, que le impresionaron por una variedad de razones. Él estaba muy metido en el “sueño lúcido”, o en la programación de sueños (éstos eran a menudo sueños sexuales con May Pang), cuales luego registraba en su diario. Se refería a la programación de sueños como el “poder del sueño.” Cuando yo estaba escribiendo Nowhere Man, no advertí que El poder del sueño era el título de un libro, que le había enseñado a programar sueños. Obviamente, ese libro tuvo una influencia poderosa sobre él.

John odiaba usar lentes, y se obsesionó con un libro sobre la mejoría de la visión, a través de los ejercicios con los ojos. Yo no recuerdo el título, pero John hacía los ejercicios recomendados por rachas, aunque eso no mejoró su visión.

Él disfrutó mucho la Primavera negra, de Henry Miller, que le recordó a John, de cuando los Beatles estuvieron tocando en locales de striptease en Hamburgo. Estaba tan impresionado por Miedo y asco en Las Vegas, de Hunter Thompson, que consideró interpretar a Thompson en una versión cinematográfica del libro. Y Helter Skelter, de Vincent Bugliosi, sobre los asesinatos de Manson, asustó hasta la mierda a John.

BH: ¿Tú tienes una opinión sobre por qué John se refería constantemente a su esposa como “madre”?

RR: A riesgo de sonar como un psicoanalista de 10 centavos, yo pienso es obvio que él consideraba a Yoko como un sustituto de su madre verdadera. Asimismo pienso que era una manera de John, de expresar su alegría por que Yoko le había dado a Sean, y por que finalmente tenía una familia verdadera. Vale señalar que en sus diarios, él no llamaba a Yoko “Madre”.

BH: Durante el período último de cinco años en la vida de John, que tú estudiaste, ¿cuáles fueron los aspectos de John que te impresionaron, y cuán hombre diferente era él desde sus días con los Beatles?

RR: Lo que más me impresionó sobre John fue su disciplina fanática, cuando se trataba de escribir en su diario, la manera en que lo apuntaba todo, día tras día. Como yo dije en Nowhere Man, él registraba “cada detalle, cada sueño, cada conversación, cada bocado de comida que se ponía en la boca, el flujo perpetuo de la conciencia”. Yo encontré eso inspirador, y traté de emular ese tipo de disciplina en mi propia escritura.

Asimismo encontré sumamente interesante que, a pesar de sus $150 millones y su renombre global, su vida de día a día no parecía toda tan diferente de la mía. Ambos estábamos sentados en una habitación en Manhattan, escribiendo en cuadernos y fumando hierba. Por supuesto, cuando él estaba hablando de los gastos de la casa, sus números tenían un par de ceros extra al final.

Obviamente, durante sus días con los Beatles, cuando estaba grabando y de gira, no estaba pasando tan mucho tiempo en soledad y aislamiento. Y aunque tenía una esposa, Cynthia, y un hijo, Julian, no estaba actuando como un marido o padre verdadero. Eso es algo por lo que se sintió culpable por el resto de su vida, especialmente por su relación, o más bien por la falta de una con Julian. John consideraba a Sean un milagro, y lo veía como una oportunidad para arrepentirse de los pecados contra la familia, que él había cometido cuando era un Beatle. En otras palabras, él hizo lo mejor que pudo para ser un verdadero padre para Sean.

BH: ¿Estaba John aceptando como compañía de Yoko a personas como Sam Havadtoy, y fue esa una relación platónica o más íntima?

RR: Aunque Fred Seaman ha insistido, en que Yoko estaba teniendo un affair con Sam Havadtoy, John no indicó explícitamente en sus diarios que él pensaba ese era el caso. Él podría haber sospechado que algo estaba pasando, había oído de pasada pequeños retazos de la charla entre los sirvientes. Pero no hay nada definitivo, y no hay indicios de que John tratara alguna vez, de impedir a Yoko pasar tiempo con sus decoradores de interiores, los “Sams” Havadtoy y Green.

BH: ¿Fueron los últimos años de John felices, o él estaba atormentado o infeliz?

RR: El nacimiento de Sean y la oportunidad de ser un padre y tener una familia verdadera, brindaron a John una enorme cantidad de alegría. Y hacia el final, cuando canciones como ” Woman” le vinieron del todo, estaba encantado. Pero sus celos hacia Paul, su frustración sexual e incapacidad para pasar tiempo con May Pang, su constante preocupación por Apple records, que trataba de estafarlo, y su temor de que iba a perder el amor de Sean, fueron todas continuas fuentes de tormento. Como yo dije en Nowhere Man: “la realidad de John era el aburrimiento y el dolor puntuados por micro segundos de éxtasis”.

BH: Durante tu largo período de investigación, llegaste a interesarte en la pasión de John por lo oculto, y probaste personalmente con el I Ching, leíste horóscopos y practicaste la numerología?

RR: Fue sólo después que yo empecé a leer sobre lo oculto, que muchas de las referencias en los diarios de John comenzaron a tener sentido. Y sí, yo empecé a leer los horóscopos de Town and Country, y empecé a prestar atención a cosas como el Mercurio retrógrado, y estuve a punto de quedarme enganchado con en el Libro de los Números de Cheiro. Eso fue por que la numerología era la práctica ocultista más fácil de entender, y podía ser aplicada a muchas situaciones.

BH: ¿Cuán difícil justo fue escribir el libro, considerando las circunstancias?

RR: Yo empecé a escribir el libro un par de semanas después, que Seaman hubiera saqueado mi apartamento y tomado todo, en lo que había estado trabajando. Fue entonces cuando advertí que tenía grandes porciones de los diarios de John memorizadas, y comencé a escribir todo lo que podía recordar. Mientras más escribía, más recordaba. Para mí escribir es un proceso doloroso, y escribir Nowhere Man fue no más o menos difícil, de lo que fue escribir cualquier otro libro que he escrito. Yo tenía la mayoría de Nowhere Man escrita a finales de 1982, aunque por ese tiempo la llamé “Los diarios de John Lennon.” Lo que ahora aparece en la edición publicada, no es del todo diferente al manuscrito original. Pero debido a que me tomó 18 años encontrar a un editor, fui capaz de pasar ese tiempo refinando el libro, agregando más a éste mientras la información se hacía disponible. Como yo explico en la introducción, nueva información que yo reconocía era de los diarios, aparecía constantemente en los periódicos, las revistas, otros libros, y especialmente en la internet. Yo ensamblé todos esos fragmentos en un todo coherente, y tuve esos 18 años para hacerlo bien. Aunque por razones de derechos de autor yo no podía citar de los diarios, fui capaz de algún modo de infundir en Nowhere Man la energía, el sentimiento y el tono de los diarios, y esa es la magia del libro. A veces se sentía como si John me estuviera dictando, como si yo estuviera conectado con su espíritu.

BH: ¿Tú encuentras en cualquier momento que sus apuntes en el diario, indicaran que él estaba por momentos implicado en una vida plagada de períodos de trivialidad?

RR: Yo no sé si lo llamaría trivialidad. John tenía intereses de amplio alcance y leía un montón de periódicos, todas las cosas de The New York Times hasta los trapos sucios de los chismes. Él pensaba que las historias sobre los científicos, que buscaban nuevas maneras de estimar la edad del universo, y sobre el aumento de peso de Marlon Brando eran igualmente cautivadoras. Él asimismo creía que tabloides como The National Enquirer eran más creíbles que el Times, cual pensaba que lo tomaba todo mal.

BH: Desde que estuvo intrigado por los sueños y llevó un diario de sueños, ¿llegó él a alguna conclusión sobre el sueño?, es decir, ¿era éste profético, le brindaba algunas respuestas, etc.?

RR: Él no pensaba que sus sueños fueran proféticos. (Era la posibilidad, de que él pudiera ser capaz de ver el futuro, la que estaba detrás de su interés en el tarot, y asimismo en parte en el yoga.) Pero él estaba fascinado con los símbolos de los sueños, su relación con la realidad, y lo que éstos revelaban sobre su psique. Él asimismo pensaba que éstos podrían brindarle una percepción de su relación con Yoko. (Cuando él programaba sueños, era sólo el primer sueño el que era capaz de programar. Después de eso, él podía soñar con cualquier cosa.) En un sueño un hombre se convertía en un lobo, y John vio eso como un símbolo de su furia. Un sueño sexual que tuvo con George Harrison, lo dejó sintiéndose confundido, no podía entender por qué él habría tenido tal sueño.

BH: Los últimos cinco años fueron generalmente de reclusión. ¿Fue eso debido a las propias decisiones de John o debido a las circunstancias?

RR: John estaba hastiado del negocio de la música, y cuando su contrato con la Capitol Records –el “Castigo de la Capitol” lo llamaba –caducó, estaba decidido a alejarse de ésta. Sean nació alrededor de ese tiempo y, como yo dije, John estaba asimismo decidido a ser un padre verdadero para Sean. Así, parece ser verdad que fue una decisión mutua entre John y Yoko, que él se retirara por cinco años y pasara ese tiempo criando a Sean. Por supuesto, él le dejó las partes difíciles a Helen Seaman, la institutriz, mientras él pasaba mucho tiempo en sus habitaciones en el Dakota, en Cold Spring Harbor, Palm Beach, y en las habitaciones de hotel en Japón durmiendo, soñando, fumando hierba, mirando la tv y escribiendo en su diario. Entonces, cuando los cinco años pasaron, él tomó la decisión consciente de regresar al mundo, recuperar su musa y hacer música de nuevo. Fue una transición difícil y dolorosa que resultó en el Double Fantasy.

BH: Describe algunas de las dificultades que tú personalmente, como autor, sufriste mientras escribías el libro, y la longitud de tiempo que pasó entre el comienzo de tu escritura y la publicación final.

RR: No es como si yo hubiera trabajado en el libro sin parar durante 18 años. Yo lo he puesto a un lado a la vez durante años, pero la historia de los diarios de John me perseguía. Era una historia que exigía ser contada y no me dejaba en paz.

Yo pensaba que era absurdo que nadie estuviera dispuesto a publicar Nowhere Man. Había tantos otros libros sobre Lennon y los Beatles que se estaban publicando constantemente, y que eran trabajos de plantilla a toda máquina y labores de cortar-y-pegar. Pero los editores me decían que Ono los demandaría (cuando de hecho Ono nunca ha demandado a un escritor por algo que éste haya escrito). Asimismo me decían que no había suficiente interés en Lennon, y que yo no podría probar que, lo que había escrito, era verdad o que incluso los diarios existían.

En 1982, yo le llevé la historia a Jann Wenner en la Rolling Stone. Él dijo que me creía, pero que no la podía publicar. En lugar de eso, me aconsejó que “salvara mi karma” y le contara la historia a Yoko, lo cual hice. Ono afirmó que no sabía que John llevara un diario. Luego me pidió leer mis diarios personales, ella quería saber exactamente qué había estado haciendo Seaman, desde que lo contratara. Yo se los di a ella. Primero ella utilizó la información de mis diarios, para obligar a Seaman a devolverle los diarios de John. Luego le dio mis diarios al fiscal del distrito de Manhattan, quien me dijo que yo sería arrestado por conspiración criminal, basado en lo que había escrito, a menos que firmara un documento renunciando a mis derechos de la Primera Enmienda, de contar la historia de los diarios de John. (Yo no firmé el documento y no fui arrestado.) Ono asimismo le dio mis diarios a Playboy. De las aproximadas 500, 000 palabras de los diarios, Playboy extrajo las 200 más incriminatorias (cuando se toman fuera de contexto), incluyendo mi comentario sobre la hábil explotación de Ono del legado de Lennon: ” Lennon muerto=Grandes $$$$$”. En un artículo diseñado para destruir mi reputación, y asegurar que yo nunca fuera capaz de publicar un libro sobre Lennon, el escritor utilizó esa cita como una ilustración, de cómo yo sentía la muerte de Lennon, y me dibujó como un conspirador criminal que se babeaba sobre su cadáver. Luego, en el número siguiente, la revista publicó una carta al director, diciendo que lo que yo había hecho, era peor que lo que Mark David Chapman había hecho. Ese artículo es la fuente de muchas de las teorías de conspiración, que han estado flotando alrededor por años. Algunas de las teorías insinúan que yo soy el jefe-espía sionista financiado por la CIA, que ordenó el golpe contra Lennon. (Yo he agregado un capítulo adicional que cuenta esa historia, en la edición revisada de Nowhere Man, publicada como e-book en el 2015.)

Ono retuvo mis diarios durante 18 años, hasta que Nowhere Man estaba yendo a la prensa. Entonces me los devolvió.

BH: ¿Cuál fue la más sorprendente pieza de información que descubriste, mientras estudiabas los diarios e investigabas para el libro?

RR: La única cosa más sorprendente en los diarios, fue la expresión de Lennon de alegría absoluta, cuando McCartney fue detenido en Japón por la marihuana.

BH: Si John ha sido tu ídolo antes de enfrascarte en la escritura, ¿la terminación del libro resultó catártica?

RR: Yo era un fan de los Beatles. El primer álbum musical que yo alguna vez compré, en 1964, justo después que los vi en El show de Ed Sullivan, fue Meet the Beatles. Yo puse ese álbum lo suficiente, como para memorizar cada palabra de cada canción de éste. Pero asimismo perdí a la vez la pista de los Beatles durante años, y apenas los seguí después que se separaron. Yo estaba más en el deporte, quería ser un escritor de deportes. Pero incluso en los años cuando no estaba prestando atención, la información me estaba llegando de modo subliminal, estaba en el aire. Cuando John contrató a Fred, él sabía muy poco sobre los Beatles; una de las razones por las que consiguió el empleo, fue porque no era un freak de los Beatles. Fred empezó a hacerme un montón de preguntas sobre John y los Beatles, y yo me sorprendí por lo mucho que sabía sobre la música y la tradición: ¿Quién es la morsa? ¿Qué es eso sobre que Paul está muerto? ¿Qué pasa cuando pones “Revolution 9″ hacia atrás? Cosas como esas.

Todo lo que yo estoy diciendo, es que no idolatré a John o a cualquier otro Beatle, pero sabía mucho sobre ellos, más de lo que hubiera advertido. Así, no fue la terminación del libro lo que fue catártico. Fue lo que sucedió después que se publicó: después de 18 años de haber sido estafado, ignorado, rechazado, amenazado, llamado un mentiroso y sometido a un asesinato de carácter, yo tenía un best-seller aclamado por la crítica en múltiple países y múltiples lenguas.

© Bill Harry – 2016
© Robert Rosen – 2016
© Traducción – Rene Portas – 2016

Los enlaces a los BlogsFacebook y otros lugares relacionados, tanto de Robert Rosen, como de Bill Harry, los podéis encontrar en la Sección ENLACES.

Información relacionada aquí y aquí.